La educación en España

Atrás quedaron los tiempos donde la educación suponía un lujo vedado para jornaleros y obreros. Con la revolución del año 1868 se procuró que la cultura se extendiese al pueblo para remediar la ignorancia que asolaba los campos españoles. Sin embargo, las buenas intenciones de las instituciones se quedaron en eso, buenas intenciones y proyectos que no pudieron llevarse a cabo en la mayoría de las zonas rurales donde la tasa de analfabetismo podía alcanzar cotas desmesuradas. Algunos de los gobiernos posteriores lucharían por secularizar una educación que nunca ha dejado de estar supeditada a las intenciones del clero. Quizá, la descripción que hace Víctor Chamorro, allá por el año 1964,  sobre los niños de Extremadura, sea un buen retrato de la sociedad rural extremeña de hace apenas medio siglo :

“Estos niños son también raros y no parecen niños. No veo en ellos la alegría pura de los niños, ni sus travesuras sin intención. Los hay muy guapos pero están todos sucios. El pelo se lo deben cortar por años. Los mocos adornan, resecos, sus narices. Tienen roña en los pies descalzos. Algunos visten mejor y van más limpios, pero la mayoría son como aquí les retrato. Les doy caramelos y se los guardan en los bolsillos y salen corriendo. De ahora en adelante se los daré pelados”

17499187_1610735928955622_7592476048562468160_n

Beatriz Maesto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s