El jorobado de Torrenueva

Hallados en una localidad andaluza los restos de un joven que vivió con la columna torcida 111 grados durante el Imperio Romano.

17457979_1615642181798330_2017356345634435202_n

Un bebé debía “ser perfecto en todas sus partes, los miembros y sentidos”, proclamaba Sorano de Éfeso, médico en la Antigua Roma. Si era imperfecto, “no merecerá la pena criar al recién nacido”, escribió en su tratado Ginecología, publicado en el siglo II. La Ley de las XII Tablas, fuente del derecho romano, hacía una similar recomendación a los padres: “Mata con presteza a un niño espantosamente deforme”. Hace unos 1.700 años, el infanticidio quizá pasó por la cabeza de dos padres en la Paterna romana, hoy sepultada bajo la turística localidad de Torrenueva, en la costa de Granada. Allí nació un niño con espina bífida, una malformación congénita en la que la columna vertebral no se cierra completamente, provocando problemas de movilidad y a veces de aprendizaje.

Pincha aquí para leer la noticia completa:http://elpais.com/elpais/2017/05/16/ciencia/1494971794_081718.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s