El curioso ritual de apertura de la boca

Para los antiguos egipcios, el ser humano estaba formado por cinco componentes: cuerpo, ka, Ba, sombra y nombre. Tras la muerte, estos se disgregaban, y para que el difunto pudiera vivir en el Más Allá era necesario que volvieran a unirse, lo cual se lograba mediante los fabulosos rituales funerarios.

fb_img_1476290651934

La momificación se encargaba de que el cuerpo del difunto no desapareciera, proporcionando a su Ba (características no físicas que definen a la persona como individuo), un punto desde el cual salir y al cual retornar tras sus merodeos por el mundo de los vivos.

Para que esto fuera posible, era necesario devolverlo a la vida por medio del ritual de apertura de la boca, una ceremonia compuesta por 75 pasos que se realizaba con un cuchillo de hoja de cola de pez, una pata de oro o una anzuela de hierro meteorítico. El objetivo de la ceremonia era tocar con uno de estos instrumentos elegidos cada orificio del cuerpo de la momia, de este modo, el difunto podría comer, oír, defecar y mantener relaciones sexuales… en el Más Allá.

BEATRIZ MAESTRO.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s